mayo 11, 2010

HAYAS DEL BOSQUE


“Los árboles son santuarios. Quien sabe hablar con ellos, quien sabe escucharles, aprende la verdad. No predican doctrinas y recetas, predican, indiferentes al detalle, la ley primitiva de la vida". Herman Hesse (El Caminante)
  

En principio pensaba publicar únicamente la primera: una haya a la que sorprendí bajando a beber al río Muniellos, que da nombre a un bosque encantado localizado en Asturias. Pero para demostrar lo que puede ser la recurrencia, subo también otro bosque que pinté hace algún tiempo. En las dos acuarelas hay un petirrojo que no estaba en el reparto, y quería el papel protagonista, así quedaron, un poco grandotes. 


De Árbol a Árbol (Mario Benedetti)

Los árboles
¿serán acaso solidarios?

¿digamos el castaño de los campos elíseos
con el quebrancho de entre ríos
o los olivos de jaén
con los sauces de tacuarembó?

¿le avisará la encina de westfalia
al flaco alerce de tirol
que administre mejor su trementina?

y el caucho de pará
o el baobab en las márgenes del cuanza
¿provocarán al fin la verde angustia
de aquel ciprés de la mission dolores
que cabeceaba en frisco
california?

¿se sentirá el ombú en su pampa de rocío
casi un hermano de la ceiba antillana?

los de este parque o aquella floresta
¿se dirán de copa a copa que el muérdago
otrora tan sagrado entre los galos
ahora es apenas un parásito
con chupadores corticales?

¿sabrán los cedros del líbano
y los caobos de corinto
que sus voraces enemigos
no son la palma de camagüey
ni el eucalipto de tasmania
sino el hacha tenaz del leñador
la sierra de las grandes madereras
el rayo como látigo en la noche?

Agradecimientos al Museo de la Luna

46 comentarios:

Luis G. dijo...

Dos acuarelas que exhiben la frescura de esas hayas, el encanto de esos rincones, con la sutil presencia de una ave.Dos paisajes muy bien concebidos y extructurados. Me gustan mucho, Carmen.

Un abrazo.
Luis.

Ana Gregorio dijo...

Veo que escuchas a los árboles y los entiendes prefectamente, Carmen. Nos presentas un lujo de acuarelas. Me gustan mucho las dos.
Un beso.

Ana Márquez dijo...

No sé qué le pasa últimamente a mi pc o al servidor, pero no veo muchas de las imágenes que publicáis :-( Me ha pasado con otros blogs amigos. Tampoco veo hoy tus acuarelas :-((((( Sólo hay un espacio en blanco, a ver si se arregla esto porque me daría mucha pena no poder ver las cosas que vas publicando. Volveré más tarde a ver si hay suerte. Un beso grande.

El Museo de la Luna dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Museo de la Luna dijo...

De indiferentes al detalle nada. De primitivos nada. Hesse no supo interpretar a los árboles. Lo hizo mucho mejor Tolkien en Las Dos Torres. Los árboles son extremadamente perceptivos y atentos a los detalles. No hay más que fijarse en la multitud de formas que adoptan sus frutos, flores, hojas, troncos y raíces, y en cómo se relacionan con los animales que los visitan o los habitan. A simple vista a veces nadie se da cuenta, porque ellos viven a un ritmo mil veces más sutil. Los árboles se parecen a los animales en algunas cosas. Pueden ser "buenos" y "malos" también. Hay árboles parásitos, como algunas higueras, que oprimen a otra especie aprovechándose de su envergadura y creciendo a su costa, hasta asfixiarla y extinguirla. Por ejemplo. Cosa que en nada se diferencia del comportamiento humano. Hay árboles muy evolucionados que dan su vida literalmente por el terreno que habitan, disolviendo sustancias en la tierra cuando notan que ella se está quedando sin nutrientes, como si se sintieran responsables de quien les dio la vida. En eso tampoco se diferencian del hijo o la hija que cuida de su madre enferma. Y la mayoría de árboles, aunque lo hagan por interés para difundir sus semillas, dan alimento a muchos animales (incluidas las personas) en forma de fruta maravillosa. Simbiosis que de primitivo no tiene nada. Por no hablar del oxígeno gracias al cual estamos vivos. En la Luna no hay árboles, ni atmósfera, y quien va allí se tiene que llevar el oxígeno a la espalda, por eso los astronautas cuando regresan a la Tierra empiezan a apreciar mejor la importancia de los árboles y de las plantas en general.

No sé qué quería decir exactamente Hesse, pero la frase no está a la altura ni de los árboles, que son los terrícolas más magníficos que existen, ni de las acuarelas que usted pinta en homenaje a su hermosura. Quizá habría sido mejor alguno de los poemas de Mario Benedetti a los árboles. Como éste:


DE ÁRBOL A ÁRBOL
(Mario Benedetti)


Los árboles
¿serán acaso solidarios?

¿digamos el castaño de los campos elíseos
con el quebrancho de entre ríos
o los olivos de jaén
con los sauces de tacuarembó?

¿le avisará la encina de westfalia
al flaco alerce de tirol
que administre mejor su trementina?

y el caucho de pará
o el baobab en las márgenes del cuanza
¿provocarán al fin la verde angustia
de aquel ciprés de la mission dolores
que cabeceaba en frisco
california?

¿se sentirá el ombú en su pampa de rocío
casi un hermano de la ceiba antillana?

los de este parque o aquella floresta
¿se dirán de copa a copa que el muérdago
otrora tan sagrado entre los galos
ahora es apenas un parásito
con chupadores corticales?

¿sabrán los cedros del líbano
y los caobos de corinto
que sus voraces enemigos
no son la palma de camagüey
ni el eucalipto de tasmania
sino el hacha tenaz del leñador
la sierra de las grandes madereras
el rayo como látigo en la noche?

patricia dijo...

qué hermosura! los árboles que respiran y son la vida misma...qué bien lo espejan tus acuarelas, querida amiga!
un fuerte abrazo!

Raimundo Lopez dijo...

Hola Carmen, has hecho unos árboles preciosos!
Siempre me ha gustado tocarlos, porque me transmiten vida, aunque no sea mi tema preferido para pintar. Eso lo dejo para artistas como tú.
Te felicito!

Irina dijo...

Carmen, your trees are breathing, the air is fantastic and your style reminds me the bird singing on the tree branch.

Ana Márquez dijo...

Por fin los veo, he cogido el portátil pequeñajo porque no había manera. Tus árboles son maravillosos. Mirándolos una entiende por qué nuestros ancestros creían que dentro de ellos vivían los espíritus de los seres queridos que se fueron, por eso les pedían consejo cuando tenían problemas, por eso se construyeron con su madera los primeros ídolos y también por eso aún hoy creemos que da buena suerte tocar madera :-) Ese petirrojo debe estar muy feliz de estar rodeado de tanta y tan antigua sabiduría.

Besos grandes.

Ricardo dijo...

Hola Carmen,como siempre tus acuarelas llenas de frescura y elegancia.Con lo difícil que es dominar la técnica de la acuarela,y a tí no se te resiste.Como tampoco se te resisten las tartas...riquísima la de tu cumple-blog.Espero que cumplas muchos mas.Besos.

Sergio Klod dijo...

Carmen. Gracias. Tus acuarelas constituyen un remanso de paz, tan necesario en estos tiempos. Siempre reproducen con un toque mágico y artístico la belleza de la naturaleza y, al mismo tiempo, traquilizan nuestros espíritus.
Me gusta el pensamiento de Herman Hesse que tú evocas. Es muy adecuado, sabio y certero. Un gran saludo.

Joy dijo...

Qué preciosidad de hayas, Carmen!
Me encanta su frescura y la paz que se emana de ellas!

Eres una artista, reflejando así lo que es!

Me encantan las hayas, y me encantaba pasear por el Hayedo del Montejo, cuando me encontraba cerca... siempre cerca del riachuelo, manteniendo en remojo sus grandes y sabias raíces, y manteniendo el equilibrio frente a todo pronóstico, como tu haya más reciente...

Entiendo lo que nos dice Hesse, en cuanto a que la sabiduría y fortaleza del árbol permanece incólume al paso del tiempo y al entorno, manteniendo en ellos la esencia más pura de la existencia...
... pero también comprendo lo que nos quiere decir el Museo, ya que, independientemente de que mantengan su esencia, también saben tomar partido en aras de proteger esa naturaleza vital que les ha sido encomendada, cuando ven que sus seres más auténticos y débiles se enfrentan con su posible extinción... como los Ent del "Señor de los Anillos", o recientemente, en la película "Avatar", en la que el árbol de las almas tampoco se queda impasible ante la barbarie.

En cualquier caso, querida Carmen, tus hayas, fantásticas!... Felicidades por ellas, como por tu obra en general de la que soy profunda admiradora, al igual que de tu sensibilidad y de tu persona!

Muchos besos, guapa!

Carolina dijo...

Carmen estas hayas sí que estan en un bosque encantado... me las imagino en un entorno de bruma aunque ahi se aprecia que todo es luz; como siempre tu obra es de una precision fotografica.

Cariños.

Carlos León dijo...

Bellas ambas!!; magnífica atmósfera, sobre todo en la segunda.
un abrazo

Graciela dijo...

Muy hermosas y sutiles tus pinturas. Reflejan tu espiritualidad.
Te felicito, Carmen.

Málaga dijo...

Mi estimada Carmen... no sabría decirte cuál de las dos acuarelas me gusta más, pero pensandolo bien ¿por qué he de elegir alguna? :)
la verdad es que transmiten serenidad, frescura, paz y... ese petirrojo, maravilloso punto de color. Un abrazo mi querida amiga....

Tito dijo...

Che spettacolo, Carmen. Il primo mi piace moltissimo, soprattutto per i colori e la bellissima luce che emana. Gli alberi sono soggetti difficili ma tu sai rappresentarli da vera maestra. I tuoi alberi hanno vita! Un abbraccio. Tito.

Laura Sanz Masdeu dijo...

Preciosas las dos, pero la composición de la última que has pintado con la forma que tiene el árbol y la transparencia que has conseguido en el rio la encuentro de una delicadeza extraordinaria.

Carmen dijo...

-Luis, me alegro de que te parezcan bien. Tu mirada sensible y bien entrenada en la contemplación de la naturaleza es muy valiosa para mí. Gracias.
Un abrazo


-Ana, no es difícil escucharlos, basta con quedarse en silencio junto a ellos, yo estoy convencida de que tú no solo lo haces, sino de que también los sueñas. Gracias por tus siempre generosas palabras.
Un beso


-Anita, ayer me ocurrió lo mismo, hubo un momento en que no podía ver ni mi propio post, será cosa del servidor. Me alegro de que por fin hayas podido verlas y de que te gusten. Pienso que los ancestros eran mucho más receptivos que nosotros, y podían ver a los espíritus y elementales de la naturaleza interpretándolos como sabían o Dios les daba a entender. Escribiendo esto, me ha venido la imagen del final del cuento de David el Gnomo, ¿lo recuerdas?. Cuando terminan su ciclo de vida se transforman precisamente en árboles. Gracias por tu cariño y siempre enriquecedoras palabras.
Besos!

Carmen dijo...

-Querido Director del Museo de la Luna, tiene usted razón, he extraído tan solo una frase del bello texto de Herman Hesse que únicamente refleja pobremente el significado del escrito completo. Quizás esta sea más significativa:

“Un árbol dice: en mi se oculta un núcleo, una chispa, un pensamiento, soy vida de la vida eterna. Es única la tentativa y la creación que ha osado en mí la Madre eterna, única es mi forma y únicas las vetas de mi piel, único el juego más insignificante de las hojas de mi copa y la más pequeña cicatriz de mi corteza. Mi misión es dar forma y presentar lo eterno en mis marcas singulares”.

Quizás el primitivismo al que se refiere Hesse no sea otra cosa que la sabiduría ancestral de la Madre eterna que parece aclarar en la segunda frase, yo lo entiendo así, porque como usted dice, y comulgo plenamente, de primitivos los árboles no tienen nada de nada, a excepción de las especies vegetales menos evolucionadas como sucede igualmente con los animales y los humanos, exactamente como usted menciona.

-Le doy las gracias por su inestimable presencia y por el maravilloso poema de Benedetti. Me ha hecho usted un buen regalo y aunque se alargue la entrada más de lo habitual, con su permiso voy a insertarlo en el post.
Un abrazo

Carmen dijo...

-Querida Patricia, siempre es un lujo tenerte por aquí. Me agrada que tú los veas así, respirando a pleno pulmón, o mejor dicho, por todos sus poros :) Gracias!!. Sigamos respirando del aire que generan mientras nos dejen.
Besos!


-Raimundo, yo siento como tú, me gusta tocarlos y hasta abrazarlos…son tan generosos. Gracias, me alegro de que te gusten aunque no sea tu tema. Me ocurre lo mismo con los urbanos, no termino de lanzarme. Pero ya tengo los tuyos y los de personas de la Colla para solazarme.
Un abrazo

Susan Roux dijo...

Beautiful soft passages! I love the delicateness of your palette and brushstroke. So gentile...

pelicanopitekus dijo...

"Quisiera vivír dentro de un árbol",dijo el filósofo valdiviano Luis Oyarzún,y me parece el mejor lugar.Árboles,caballos ,ballenas...Pocas cosas grandes van quedando en este mundo.
¿Haz abrazado a alguno?
Besos.

Carmen dijo...

-Hi Irina, I am grateful for this beautiful comment. I'm glad you like it and you see the trees breathing. I think I should have placed the bird on a branch, would be more appropriate, isn't it? :)


-Ricardo, me alegra que disfrutaras de la tarta, gracias por pasarte. Lo que es dominar la técnica, aún no he llegado a eso, más bien es ella quien me domina a mí, cosa que le agradezco porque de cuando en cuando le salen cosas aceptables, merecedoras de comentarios como el tuyo.
Un beso


-Sergio, me alegra mucho lo que dices. Si es cierto que estos árboles logran transmitir esa paz me doy por más que recompensada. ¿conoces el pasaje completo de Hesse sobre los árboles?, es muy bello.
Gracias, amigo!

Carmen dijo...

-Querida Joy, efectivamente, los árboles son capaces de crear protecciones y refugios, de llamar aliados, de sanar sus heridas de procurarse alimento y hasta de llorar. No hay nada como la experiencia directa para darse cuenta de cuan vivos e inteligentes son. Estas hayas se inclinaban para no estorbarse entre sí y dejar que de este modo traspase la luz del sol, tan necesaria para su subsistencia, especialmente en un bosque tan frondoso.
Muchas gracias por tu comentario, tan generoso como tú.

Muchos besos!!


-Gracias Carolina, yo también me las imagino con brumas porque deben pasar así la mayor parte del año debido al clima, a la humedad. Tuve la suerte de verlas en un día claro, aunque todo estaba en sombra debido a la frondosidad. Aún así parecía sentirse la presencia de algún elfo o hada como el de tu avatar :)
Besos!


-Carlos, me alegra que hagas hincapié en la segunda porque la intercambié con un amigo, y como gané con el cambio no me sentía muy a gusto. Gracias, me quedo más tranquila.
Un abrazo

mega dijo...

Bajo tus arboles me siento protegida, su sombra alargada cobija mi fantasía es un bosque encantado. Carmen tienen una luz increíble y el petirrojo es la nota sonora que los acompaña.

Carmen dijo...

-Graciela, tu comentario está lleno de generosidad hacia mí y mis acuarelas. Descubrí no hace mucho tus pinturas cargadas de nobles sentimientos, de ternura… de magia, y disfruto muchísimo con ellas. Me alegro de haberlas/haberte conocido.
Un abrazo


-Málaga, tienes razón, ambas contienen casi los mismos elementos, solo que se llevan tres años de diferencia ¡!, ¿recurrencia? :)
Muchas gracias por tus palabras y por el sol que traes con tu abanico, que por aquí no para de esconderse tras las nubes.
Beso grandote!


-Ciao Tito, estoy muy feliz con tu apreciación, tan amable y generosa como tú mismo. Tus árboles sí que son de auténtico maestro, siempre me han encantado. Grazie mile!
Caro abraccio

Carmen dijo...

-Hola Laura, me alegra que te guste la composición de la primera. Algunas veces entre tantas fotos como tomo, me cuesta decidirme. Muchas gracias por tu visita y grato comentario.
Saludos


-Susan, glad for your visit and kind comment. Thank so much!. I enjoy very much your wonderful works of art and watercolour.
Regards


-Juan, he abrazado a unos cuantos, sí. Te devuelven el abrazo llenándote de energía. Seguro que vivir dentro de un árbol debe proporcionar gratísimas experiencias como dijo el filósofo.
Un abrazo también para ti


-Querida Mega, gracias por tu apreciación, tuve la misma sensación con la que generosamente describes estas acuarelas, al contemplar este bosque al natural. Me alegra profundamente que te transmita esto.
Un beso enorme!

inma valderas dijo...

¡¡ Qué maravilla, Carmen!!

Me quito el sombrero ante tu árbol. Con cuanta delicadeza lo has pintado, con esas hojas que parece que se transparentan bajo la luz del sol.

Cierro los ojos y me siento debajo...ahhhh

Es un placer visitarte.

Besazos

NoNo dijo...

Un tema precioso. En seguida se siente uno transportado al bosque, al frescor de ese riachuelo.
Saludos!

NENSA MOON dijo...

HAYAS DEL BOSQUE on your watercolor was very very beautiful and looked so peacefully, Carmen...
so... that forest was in Austria...?! Someone was told me there're alot of beautiful forest there...
It could proofed now by your watercolor...
Thanks for showing us, my friend... as usual I permit to save the image on my computer...
Btw... the poem was so nice...
Keep up the good work my friend.
hugs n kisses

Juan Valdivia dijo...

¡Excelentes las dos, Carmen! Lo digo con conocimiento directo de causa (¡todo un privilegio el mío!). Y hermosísimo el poema de Benedetti que acompaña, uno de mis poetas preferidos.
Un beso

Carmen dijo...

-Querida Inma, para mí es un honor que te apetezca sentarte bajo este árbol, pero antes… ¡déjame abrazarme a uno de los tuyos!, fuertes, tan sabios, tan cargados de magia. No me canso de mirarlos.
Un beso grande


-Noemí, ese bosque es impresionante. Al ser un espacio protegido se requiere pedir cita y esperar mucho tiempo para poder visitarlo, pero merece la pena. Tiene rincones maravillosos. Gracias.
Un saludo!


-Nensa, hi friend!. I’m so glad that you like it. This forest is not in Austria, but in North of Spain, Asturias. Is located in a mountain area, a forest protected to preserve the variety of botanical and zoological species.There are bears, otters, grouse and birds. I could not see any bear, what a pity! although I would have liked :)
Thanks for your kind comment, as always.
Kisses and hugs


-Juan, ¡cuánto me alegra que pienses así!. Ya sabes, una nunca está segura del todo de si se habrá acertado. En todo caso, la privilegiada soy yo por tener amigos como tú. Benedetti también es uno de mis preferidos, creo que ha sido un acierto incluir en la entrada este hermoso poema que me ha traído otro amigo.
Un beso

América dijo...

Carmen preciosas acuarelas que enmarcas con ese poema del maestro Mario Benedetti,muy interesante el texto que aporta el museo de la luna,es un post muy enriquecedor pues de repente reparo en algo en lo que no suelo pensar si no disfrutar en sus diferentes formas y colores.
Tus acuarelas elegantes como siempre nos acercan a la naturalezas y al corazón de una artista que aprecia cuanto le rodea.

Un enormeeeee abrazo!

M. Antònia dijo...

Qué bonitas te han quedado, y qué paz respiran. Me gustará conocerte en Daimiel, a ver si se me pega algo, que falta me hace.

Carmen dijo...

-Mi querida América, verdaderamente este post es especial, no por mi trabajo, del que agradezco todas las manifestaciones de sentimientos que ha provocado, sino por la profundidad y calidad de todas ellas. Aquí ha habido derroche de ingenio, sensibilidad, gracia, poesía y mucha, mucha amistad y cariño.

Sois todos vosotros los que alimentáis y engrandecéis este espacio, y yo una privilegiada por teneros aquí.

¡Muchísimos besos!


-Mª. Antònia, yo también estoy deseando de conoceros, ya faltan pocos días. Lo de pintar ya es otra cosa, porque no se me da nada bien copiar del natural, me desconcentro con facilidad. En todo caso espero que a mí se me pegue también algo de todos vosotros. Van a ir acuarelistas extraordinarios y si no nos sale nos dedicaremos a mirar :)

Un abrazo y hasta pronto

rahina q.h. dijo...

Carmen, these trees are just stunning! lovely compositions in both paintings.

Javier Mateo dijo...

Están geniales Carmen, con independencia del tamaño del petirrojo (todo un detalle). Unas verdes muy buenos que aportan una gran frescura, y un buen dibujo.

Cuídese mucho Carmen.

Javier.

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Bellisimos cuadros que hacen honor a esa hermosa poesía del gran maestro, un abrazo entres las dos cosas. Formidable.
Un fuerte abrazo

juan segovia dijo...

MARAVILLOSOS ARBOLES, CARMEN. SABES CAPTAR BIEN EL AIRE DE LOS BOSQUES DEL NORTE, SU LUZ Y HUMEDAD.TIENES UN ESTILO MUY PERSONAL Y ATRACTIVO EN EL TEMA DE LOS ARBOLES. UN ABRAZO.

Carmen dijo...

-Hi Rahina!, I often I ask myself if I right about the composition, I'm glad you like it. Thank you!


-Javier, la verdad es que el petirrojo no destaca demasiado, hay que fijarse mucho, pero aún así quedó algo desproporcionado :)Muchas gracias Don Javier.

Se cuide también, un abrazo


-Higorca, muchas gracias, es un comentario muy bonito. Me alegro de que te gusten.

Recibe otro abrazo


-Juan, los bosques del norte son majestuosos. Gracias a la humedad del clima y al cuidado y voluntad de preservarlos es que aún podemos contar con ellos. En cuanto puedo hago alguna escapada para llenarme de esta belleza. Gracias por tus palabras.

Un abrazo

joshemari dijo...

Bueno Carmen, siempre llego tarde...como con el pastel! Pero quería comentarte que esos árboles, que me parecen difíciles de hacer, tú has conseguido realizarlas perfectamente, muy bien esos verdes junto a ese azul, como si fuesen bosques de hadas.
Afortunadamente colgaste la segunda que a mí me gusta más.
Un abrazo.

Félix de Piñera dijo...

Muy bonitas , a la de Muniellos la conozco personalmente . Incluso la pinté alguna vez , reconozco que no tan bién como tú eso es cierto . Un saludo .

Annaquarel.les dijo...

Preciosas acuarelas las dos, querida Carmen. Los árboles te hablan y tú sabes escucharlos. Siempre me han gustado tus árboles y tus bosques, ya lo sabes. Un beso

Carmen dijo...

-Que no, Joshemari, que tú nunca llegas tarde. Te agradezco muchísimo tu presencia y tu valoración sobre este trabajo.
Un abrazo


-Gracias Félix, estando tan cerca de este maravilloso bosque sería raro que no lo hubieras visitado. Lo bueno es que cada persona tiene una forma de interpretar el paisaje y los temas, para mí no se trata de que esté mejor o peor, solo es diferente. Me encantaría ver tu trabajo de este bosque.
Saludos


-Mi querida Anna, me alegro mucho de tu visita y sinceras palabras. Tú sabes bien que los árboles es un tema al que recurro con frecuencia porque me encanta.
Un beso!

viagra online dijo...

Las acuarelas estan excelentes, sin lugar a duda reflejan lo hermoso del bosque.